12 ago. 2012

Se desviste con el viento el cansancio.


Buenos días mi dulce mañana.

 “¿Perdiste las estrellas que te ofrecía la madrugada?”, me pregunta.

La respuesta es un no rotundo. No las perdí. No perdí ninguna estrella y menos una de las que caen, porque no, las mías son invencibles. Es lo que hago con ellas; las torno invencibles, incombustibles.
Nos parecerá complicado desenvolvernos hoy, ¿no es así?¿dulce mañana?

¿Qué dirá nuestra estrella elegida?¿Qué pensará nuestra estrella especial al ver que no hay nada para ella hoy, quizá? ¿Qué diré yo, mi estrella?

Yo jamás desapareceré, divagaré por ti con pasos pequeños, lentos, trabajados, con temor de hacer demasiado ruido. Pasaré mis dedos por tu espalda, con la pura delicadeza de quien conoce el canto a las flores. Mi piel se arrastrará por los centímetros descubiertos de la tuya, curará heridas, barnizándolas con el olvido. Te tocaré con mis uñas y quemaré aquello que destroza tu pureza. Te haré seguro. Me colaré por tu oído, y hablare en dulzura y en imperativo. Y si me dejas, estrella, si me dejas yo te dejaré también un oído, con la llave de todas las puertas que necesites. Y podrás moverlo todo, pero cuidado con destrozar. Hay ninfas protectoras en cada habitación. Cuidado estrella, cuidado amor. Cuidado.

He estado cansada, me cansas, siempre esperas a que no pueda más para dejar que me vaya. No piensas que me espera un día complicado, cansino, harto corto; por el tiempo, se escapa, por las horas, están marcadas, por mis pies, muestran sueño, por mi mente, quiere soñar…

Necesito que me crees un espacio y me digas en él que soy fuerte, necesito que jamás te vayas antes de haberme abrazado, dado besos y enviado a las puertas de mi reino predilecto. Donde Morfeo dice “Lady Luna Llena”. A veces necesito que me abandones cerca y que me tengas desde lejos.
Dame libertad y enséñame cuanto soy capaz de añorarte. Con cariño, porque no me iré a ningún lugar hermoso sin ti, sin ti no hay lugares hermosos. Bonitos, a lo sumo. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario